El Examen Práctico del Carnet de conducirLa mayor parte de los exámenes prácticos para obtener el carnet de coche siguen suspendiéndose por los mismos fallos. Los nervios, junto con las prácticas insuficientes con las que se presentan algunos alumnos a los exámenes, suelen estar entre las causas que más influyen en los malos resultados.

Según un estudio de Goodyear, realizado entre 6.400 jóvenes, el 43% de los españoles suspenden su primer examen práctico y el 83% el primer teórico. Por suerte en Autoescuelas Vial Masters mejoramos con mucho estos datos.

Pero veamos cuáles son las principales causas de suspenso, tras un análisis profundo de nuestros profesores:

  • Insuficiente visibilidad: Aquí entra en juego la regla número 1, observar. El futuro nuevo conductor no está acostumbrado a mirar todo el tiempo y a todas partes, y es lo más importante a la hora de conducir: Controlar el entorno. Esto se agudiza en algunas circunstancias donde el tráfico, los coches mal aparcados o las condiciones meteorológicas impiden una observación más sencilla.
  • Insuficiente anchura: En estas circunstancias los alumnos arriesgan demasiado la distancia lateral o no circulan sufcientemente despacio para evitar acercarse demasiado a vehículos, peatones y zonas limitadas.
  • La mala toma de decisiones: La inexperiencia hace que los alumnos realicen maniobras inadecuadas, lo mejor para solucionarlo es práctica y concentración.
  • Las rotondas y los límites de velocidad: Hay momentos en los exámenes que por mucho que se practiquen siempre suelen ser críticos, como las rotondas y los límites de velocidad en diferentes vías y circunstancias.

El principal consejo de nuestros profesores es ir al examen con todas las prácticas necesarias, esto evitará nervios y suspensos (que encarecen el coste del carnet y desmotivan). Y luego, tomarse una "tilita" nunca viene mal, si eres especialmente nervioso.

Compártelo